sábado, 7 de mayo de 2011

Una flor a María

M adre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acuérdate de mí, miserable pecador. 
A cueducto de las divinas gracias, concédeme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. 
R eina del cielo y de la tierra, sé mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. 
I nmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de tu santísimo Hijo las gracias que necesito para mi salvación. 
A bogada y refugio de los pecadores, asísteme en el trance de mi muerte y ábreme las puertas del cielo. 
(Fuente: devocionario.com, mes de Mayo).

Ofrécele una flor a la Vírgen María.
Tienes que ver esta página tan interesante: flores.

Para trabajar textos bíblicos con referencia Mariana, oraciones a María como el Magníficat, Regina Coeli, Angelus,...
Ver en: María Santísima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario